Patada al ego

Comer o no comer

esa es la cuestión,

comer cuando duele el hígado

y patea, como con un bebé adentro.

 

El hígado es como un segundo corazón, dicen.

Hay que alimentar al corazón pero

no al hígado malo.

Comer cuando duele

por una frase que una vez dijimos

en un consultorio

así, como al pasar

pero a alguien no le pasó.

 

A alguien se le atravesó en el cerebro

en el alma

en la barriga

en la garganta

y quedó ahí clavada tanto tiempo que ya nos olvidamos

los que la dijimos

como si nada,

así como al pasar,

para graficar algo que no sabíamos cómo decir.

 

Nosotros los benditos,

los que nos pensábamos buenos,

hoy no comemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s