Hola Má, buen día.

Hola Má, buen día. Eso es lo que me podés decir. No te pido que me hagas un mate, ni que te des vuelta para saludarme, ni mucho menos que dejes de acariciar a tu novia, no; para eso te crié, para que te hagas hombre y sepas que no hay nada más lindo que acariciar un cuerpo cálido de alguien que te gusta amaneciendo al lado tuyo, en tu misma cama y entregado a tus caricias. Digo que me digas; porque sabés que estoy, porque sabés que prendí la luz, que tosí, que me duché y que hice tiempo lavando el baño un domingo a las ocho de la mañana, que pasé para la cocina, y cerré la puerta y me hice un mate, y que lavé los pocos platos que había para lavar, haciéndolos sonar una y cuantas veces pude contra las superficies que encontraba, me viste después abrir la puerta, bajar la escalera y salir a buscar el diario; y que entonces fue ahí, cuando subí y te saludé y esperé que algo saliera de tu boca. Fue ahí que esperé el Hola Má, buen día.

No fue un pedido de milica; ni un pedido de -che, andá a laburar– como le dijo la vieja a Roberto Arlt, no; fue un pedido de Hola, Má, buen día, un saludo digamos así como el ¡Salve! del latín, de los romanos, con el que deseaban salud, buena vida, eso. Es lo único que te pido para calentar el pedazo de tul que tengo colgado, no sé si atrás, no sé si adelante, si en el medio o dónde, pero es a ese tul deshilachado al que le sigo llamando alma y que se recompone y entibia con cuatro palabras. Hola Má, buen día.

Hola, pibe, vos también.

Anuncios

2 comentarios sobre “Hola Má, buen día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s