El pis

Huelo. Huelo y trato de mentirme.

Huelo y digo que no, que puedo seguir escribiendo un rato más.

Pero el olfato mío está más desarrollado que mi oído. Y que mi vista ni hablar.

Huelo y digo, nada, ya.

Pronto la cambio. Pronto la baño.

Y la espalda me empieza a doler. Los pies se me ponen fríos y me apuro con las teclas como una disléxica cocainómana.

Pienso que en unos años así oleré yo.

Pienso que no hay piedad para nadie.

Me levanto a calentar agua y prendo las luces,

la noche se me vino encima sin darme cuenta.

Anuncios

6 comentarios sobre “El pis

  1. Diana, tu texto es tan, TAN…que es muy difícil comentar, lo magistral es muy difícil…Es un cuento-poema, un poema, un relato VISCERAL…creo que esa palabra lo define…Es el olor de las vísceras, los líquidos de las vísceras, aquello que por lo general, a todos, o casi todos, (redundo), les parece abominable…Perder el control sobre los líquidos y perderlos a ellos, esparcirlos, es abominable, salvo que se sea, no tanto una disléxica cocainómana, sino más bien una perversa sado-masoquista a quien eso le parecerá, quizás, sublime.
    Tu cuento es un cuento-poema de terror, un terror biológico (es incontinencia, sólo eso), es sólo pis, (la baño y listo), es sólo la vejez, la enfermedad y la muerte…(Y también la mía, no hay piedad para nadie…)…Un terror sensorial (es sólo olor a pis), neurológico (mi olfato está más desarrollado que mi oído, y…) y psíquicamente VISCERAL. Todo está entrelazado, en esas palabras inquietantes de tu poema-cuento, que te desdoblan, te revelan, te desvelan, te espejan con quien a tus espaldas, en tu proximidad, en tu compañía, se hace pis…Y aunque te levantaste y prendiste la luz, como en otra ocasión, esta vez el pasado murió de veras…Toda la estructura de este cuento se resume allí, en ese pasado que se fue, porque la noche se te vino encima, sin darte cuenta.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me impacta, María, me impacta lo que decís de lo que escribí porque poca gente pudo con este poema-cuento-vida-post. Y sin embargo es lo que vos decís. Todos llegaremos a eso. Es MI muerte. Es MI pis. MI dolor y todo lo que conlleva eso. Te agradezco tu fina sensibilidad. De verdad. Te agradezco que te animes a escribirme, cuando por las estadísticas leo que hay mucha gente que lo leyó, pero nadie, tan solo una sola amiga, en el facebook, puso me gusta.
      Gracias. Me das ganas de seguir a pesar de todo.

      Me gusta

      1. Ya lo dije ayer, lo reitero. Tu escritura es magistral, de “magister”, MAESTRO/A…Un poeta es maestro en el arte de combinar palabras, que también son sonidos, olores, imágenes y a veces, esos vientos secretos que nos llevan la vida por delante. Y sí…sí…Diana, hay que seguir a pesar de todo. Hay que seguir, como quería Nietzsche, seguir creando para exorcizar el sufrimiento, o para analizarlo, o para mostrarlo, o guardarlo, o impugnarlo, o simplemente SOBRELLEVARLO…AVE DIANA, morituri te salutant…Con mucha sintonía, afecto y convicción, te abraza, Mary.

        Me gusta

        1. Bueno, eso en latín, que no sé bien que dice morituri te salutant, me dio curiosidad. Veré qué significa. Y gracias. Gracias. Gracias. Pronto sale mi primera novela, y espero que pueda mandarte un ejemplar. Abrazo. Diana

          Me gusta

          1. Diana, cuando presentes tu Novela, quiero estar presente, si no te molesta, valga la redundancia.
            “Morituri te salutant”, era la frase que los luchadores, gladiadores y esclavos en el circo romano, le decían al César de turno, es decir “Ave César…etc…(Salud César, los que van a morir te saludan)”. La Filosofía romana en especial, tenía una gran lucha con el tema de la muerte, y por ende, se buscaba una aceptación “pública” de la misma. Enunciarlo, (en el caso de los soldados, gladiadores y esclavos), aceptar el hecho de morir con honor, morir por la patria, y/o morir defendiendo algo, (la justicia, la libertad, la dignidad), y decirlo ante los gobernantes, se consideraba un hecho loable. Perdón por las latinadas…pero me parecía que venía a cuento decirte que los mortales (en este caso yo misma) te saludaban y aceptaban los hechos. Abrazo, Mary.

            Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s