Ser buena

Desde las ocho de la mañana, los del agua, están taladrando la calle. Pareciera como si trepanaran mi cerebro.

Quiero escribir, imposible. Corregir, menos. Pasar en limpio, uff. Me duele la espalda y me estalla la cabeza. Estoy con fiebre y mi dormitorio da a la calle donde ellos, desde las ocho, laburan con furia.

Yo, como dice la Tamaro en su libro “Anima mundi”, y que vengo leyéndoselo a todo aquel que por estos días se me cruza: ..mi sonno pentito di essere bravo….Averlo capito era già un fatto importante…Ho cominciato così a provocare.

Sí, lo digo en castellano, para que se me entienda más y se me haga más carne: me arrepentí de ser la buena y el haberlo entendido me da una ligereza que antes no tenía. Para maniobrar, para doblar antes del golpe, para alejarme de lo que me provoca dolor.

Por eso, como termina Susanna Tamaro diciendo: he comenzado a provocar. Y a veces provocar, o al menos en mi caso, es hacer lo que se me canta. A veces es tan sencillo como eso. Pero, eso tan simple, para una mujer acostumbrada al maltrato como yo lo he sido, es lo último que se me hubiera ocurrido hacer.

Hoy, voy a tomarme el día, no para lo que debo hacer, sino para hacer lo que tenga ganas. Lo anuncio para que no se me olvide. Lo escribo y lo hago público, para no escaquearme después, de esa obligación que me debo.

Me da risa lo que pensarán otros, mirá sobre las estupideces que escribe. Pero veo acercarse el perfil de mi muerte, diría en sus Memorias de Adriano la Yourcenar; o, como ayer leí en un poema de Jorge Aulicino, llamado  Ahora, las cosas que no son fundamentales para mí, voy a dedicarme a cuidar de mi pelo, y a hablar, o leer aunque más no sea,  en italiano.
ADESSO, LE COSE CHE NON SONO FONDAMENTALI PER ME

Adesso, le cose che non sono fondamentali per me
formano una vasta schiera, come a volte le ombre del giorno.
Sono, dunque, le cose davvero importanti e quasi sempre inaccessibili.
Ora, piove sul fiume: non c’è niente di più inutile di questa pioggia sull’acqua.
Forse niente di più affascinante, d’altronde.

Papà si è consumato con gli anni. Anche se non poteva reprimere la sua collera innata
e neanche trascurava i suoi capelli né la sua faccia, parlava a volte in italiano
e si mostrava attento a molte cose che per lui prima non erano niente.
Jorge Aulicino
Traduzioni di Silvia Rosa

“Ahora, las cosas que no son fundamentales para mí
forman una difusa legión, como ciertas veces las sombras en el día.
Son, entonces, las cosas realmente importantes y casi siempre inaccesibles.
Ahora, llueve sobre el río: no hay nada más inútil que esta lluvia sobre al agua.
Tal vez nada más fascinante, por otro lado.

Papá se achicó con los años. Aunque no podía contener su ira natural
y tampoco descuidaba su pelo ni su cara, hablaba a veces en italiano
y se mostraba atento a muchas cosas que para él antes no eran nada”.

(Inédito)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s