1,2,3…

puerta a la felicidad
La vida es como esta puerta ridícula que encontré un día en el Ammersee: pone trabas para nada.

Probando. A ver qué pasa. Así estaré los próximos días, probando. Me cansé de la vieja vida. También de los viejos formatos. Así que, esperemos que la correspondencia se dé de manera mágica. Según cambie el formato del blog, cambie mi vida.

Hay que ser ingenuo, o más bien idiota para pensar así; pero a veces yo lo soy. Tengo ese pensamiento de los primitivos, que al temer al afuera trataban de aferrarse a imágenes interiores, a ideas o a personas como si fueran dioses.

También seguiré escribiendo y viendo cine. Ese es mi mundillo por ahora. Tal vez, planificando el viaje más largo de mi vida. O el más corto. No sé.

Tengo asegurada mi vida por cuarenta y cinco pesos al mes. Mi hijo está cubierto si me pasa algo. Jamás creí que me relajaría tanto el tener un seguro de vida. Lo veía como algo yanquee; pero el tiempo se encarga de movernos las estanterías, o los melones se acomodan a medida que el camino queda atrás; no sé bien qué dicho aplicar.

Tengo una novela lista para editar, pero hoy el editor me dijo: cuando te decidas, avisá. Y sé que no me voy a decidir. Publicar no es lo mío. Quiero decir, no lo sé hacer. Venderme, no lo sé hacer. Ofrecer mi escritura, no lo sé hacer. Así que también en eso espero que algún editor caiga de algún lado y me diga, ¡Ey! vos ¿no tenés un par de novelas ahí guardadas? Dámelas que las quiero revisar.

Así está la cosa. Soy otra. Estoy creciendo mal. Estoy envejeciendo. Antes, me importaba tres pitos mostrar mis pinturas, venderlas. Antes, armaba un viaje de años en quince días. Ahora necesito tiempo. Y vueltas. Y relámpagos. Señales divinas. Por eso sé que nada de lo que diga acá va a modificar nada. Todo seguirá igual. Yo escribo, duermo, miro una película,  otra, escribo otro poco, cambio un blog, corrijo y así, así se pasan los días. No me quejo. Es muy lindo vivir así. Es lo que siempre quise. Ojalá que dure. Ese ya es otro cantar.

Pero no me voy a extender más, sólo les digo que seguiré diciendo 1, 2, 3…en los blogs, y también en la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s