Paso, pascua, pésaj, páscae, πάσχα,פסח

A veces hay que saltar sin red. Dar el salto, el gran paso, pascua, pésajpáscaeπάσχα, פסח.
Hay veces  en que debemos danzar para no perdernos en los laberintos, si queremos vivir o renacer,  el show debe continuar,  la primavera llega después de  cada invierno y el pobre se vuelve rico y el rico se vuelve pobre,¿no? Así por lo menos cuentan todas , o casi todas, las tradiciones que por esta fecha celebran fiestas.

Así estoy yo. Danzando mi propia danza, tratando de no caer en los precipicios, revisando todo lo que hice, para continuar.


Hay tanto dolor en el mundo que para qué  agregar más. Hoy es una mañana lluviosa, una hermosa mañana lluviosa en Buenos Aires. De esas que se escuchan los ruidos de los autos deslizándose como fritangas sobre el pavimento. De esas en que el brillo del gris tiñe todo de una bruma vital y hace que uno se pregunte por lo que hizo bien, lo que hizo mal. E intente cambiar. No con ánimo de ganarse el cielo, sino de no agregar más dolor al mundo.

¿Será que ayer vi dos películas que como siempre marcaron mi vida? Adaptation y All that jazz. Nicolas Cage y Roy Scheider. ¿Será que las letras hebreas no son para mí ? O sí, vaya uno a saber. ¿Será que como madre anoche di un paso que caló más  hondo de lo que imaginé siempre? O serán los sueños premonitorios, esos que últimamente me visitan, como a  BHZ que me dice, ¡Nunca soñé tanto como ahora!

Yo también m’hijo, o yo tampoco. El otro día estaba esperando para entrar a un seminario y mi compañera dice, ¡Uff, mirá! Yo buscaba qué debía mirar, y no encontraba nada especial que ameritara ese Uff. Y de pronto la vi, mientras mi colega de seminario agregaba: ¡Estará embarazada, es muy gorda!

Observé a esa criatura detestada por todos, tratando de buscar un mejor destino, o comida para su futura cría si el razonamiento de la mujer que me acompañaba era válido, y sentí una infinita compasión, mientras decía, anoche soñé con ella. ¿Sí? me preguntó con cara de asco mi compañera. Sí, últimamente me pasa. Y  a mi hijo. Soñamos con cosas que después suceden. Es impresionante.

Así pues que anoche soñé con dos o tres amigas, que no veo más, alguno dirá, entonces no son amigas, a lo que respondo con una pregunta: ¿Qué es la amistad? ¿El estar pegoteados uno a otro o el saber que alguna vez, si la tortilla se da vuelta, el amigo puede contar con uno? Y digo esto porque me impresionó una frase dicha por Nicolas Cage en la peli de ayer: “”. Frase dicha por su gemelo en la ficción, o sea el mismo. Y aquí debería entrar en lo que significa para mí, que soy gemela, que Nicolas Cage le haya dicho a Nicolas Cage hermano, esa frase, a punto de morir. Pero como siempre, ya me estaría yendo por las ramas. Entonces vuelvo.

Vuelvo al post anterior. Una sola persona de las que lo leyó, se confundió, pensando que era ella la que yo mencionaba. Al menos , fue la única, que tuvo el coraje de decírmelo, antes de enojarse. Pero, anoche soñé , como les decía con otras dos, soñé con su confusión, clarísima. Dolorosa confusión. Creían que sus iniciales coincidían con personajes que están ahí, y que van a seguir estando, porque sería muy deshonesto de mi parte borrar a esta altura lo que escribí. Un profesor que teníamos en primer año de Bellas Artes nos decía siempre: Hay que hacerse cargo de los abortos, no todo lo que pintamos es bueno, pero todo sirve para algo.

También es un buen ejercicio, ver como cada cual se toma para sí lo que corresponde a otro. ¿Por qué? Cada conciencia responderá. ¿O serán como yo que me hago cargo de todos los males de este mundo?  No lo sé. La cuestión es que a esas dos amigas les quiero evitar el dolor de pensar que son ellas las que señalo con mis iniciales de odio y venganza, como llegó a decir la que tuvo el coraje de preguntarme por qué. Odio y venganza, y veo otra vez a la pobre rata…escabulléndose desesperada. Pobre rata. Cuántos sentimientos nauseabundos genera, sin tener nada que ver. O quizá sí. Desde el principio de los tiempos fue una de los más repugnantes criaturas que andan sobre la tierra. Pero el mundo gira, gira, y de golpe ahora, las dulces palomitas son consideradas  ratas voladoras. Por lo menos en Buenos Aires. Mirá vos, tanto poeta que le cantó a la paloma, tanto artista que la retrató en su vuelo. Paloma=rata. El mundo no está dado vuelta, diría Luca, dado vuelta estás vos. Estoy yo, estamos todos.

Por eso, en esta bella mañana de fritura sobre el pavimento, de luz con vaselina, pensé en escribirles a las dos amigas con las que soñé. Y dedicarles mi mejor sonrisa. Mi mejor pintura. Mi mejor canción. Mi mayor amor.

Para ellas dos, mis laberintos.

Anuncios

2 comentarios sobre “Paso, pascua, pésaj, páscae, πάσχα,פסח

  1. Lo mejor de todo, señora, es que nos dejen elegir libremente qué danza queremos interpretar y a cuál de ellas rendir nuestras fuerzas. El “Paso” debemos darlo, todos pero hay que conocerse muy bien para saber elegir el momento de darlo y en ello -en aprender a conocernos- se nos va el ritmo y a veces, hasta la vida.

    Esto mío es sólo una reflexión al hilo de la tuya propia, Diana 🙂 compartiendo un cafetito

    abrazos

    pd evidentemente de la segunda parte, que hace referencia al post de diciembre, no tengo nada que decir, claro…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s