No hay pintura hoy, sólo historia.

Me fui en el 2001 de Argentina. Después de los sucesos del 19 y 20 de diciembre. Después del Estado de Sitio que decretó de la Rúa. De los jinetes del Apocalipsis avanzando por Diagonal Norte. Arrastrando a los jóvenes por los pelos. Tirándoles los caballos encima, a gente indefensa, jóvenes que protestaban , con un 18 % de desempleo, con la ley del Punto Final, decretada por Menem, indultando a los asesinos de varias generaciones de argentinos, que querían un país libre, sin oligarquías, querían trabajo. Los viejos y los profesionales jóvenes tenían su dinero metido en un corral que hicieron los bancos. Me fui en un auto-exilio económico, con miles de otros emigrantes, en líneas de bajo costo, un drenaje de muchísimas familias jóvenes, con hijos pequeños, dormidos en los asientos del aeropuerto, esperando un traslado a tierras desde donde habían salido nuestros abuelos. Imaginaba, como imaginábamos todos los que nos íbamos en esos vuelos de emigrantes, como habían sido los barcos cargados de inmigrantes, tiempo atrás, dejando atrás una Argentina quemada, con neumáticos ardiendo en cada esquina, con cacerolazos , saqueos de gente con hambre, rutas cortadas…

Todos coincidíamos en que Argentina no tenía arreglo. Yo pensaba que quizá debería pasar en el extranjero, unos 20 años, para volver a ver un país que marche, donde se pueda vivir con dignidad, y creo que era el pensamiento de todos, los que nos sentíamos atados al FMI de por vida, nos habían vendido nuestras empresas, no éramos dueños de nada. Nuestro futuro lo decidían algunos personajes en la bolsa de Wall Street, el ALCA se estaba gestando apuntalado por Bush, la violencia era no sólo entre hermanos cagados de hambre, argentinos contra argentinos, sino de las fuerzas policiales, militares, y por sobre todo económica.

Había ricos muy ricos y pobres muy pobres. Nos íbamos los profesionales a buscar un horizonte más calmo para nuestros hijos. Con lo poco que teníamos o vendiendo bienes trabajados durante toda una vida.

Cuando volví, por circunstancias familiares, después de cuatro años, respiré un país libre. Un país parecido al primer mundo del que venía. Un país que latía, lleno de gente solidaria, lleno de organizaciones de derechos humanos, sin cuadros de Videla , el genocida más grande después de Roca, que tuvimos los argentinos, colgando de las paredes. No había miedo en las calles, se estaban juzgando a los militares, se estaban sacando el polvo o las llaves de archivos secretos guardados celosamente durante treinta años, habían descendido increíblemente las tasas de desocupados, había esperanza, justicia, ganas de ponerse a trabajar por este país tan vapuleado.

La gente en las calles sonreía, había juventud , había vida.

Pronto, comencé a sentir, que el cambio en Latinoamérica era, al revés que el en 76, era contagioso positivamente, Brasil, Bolivia, Venezuela, Cuba, Ecuador, Chile, todos los países latinos iban tomando fuerza como hermanos, como hermanos de lucha, frente a poderes tremendos, oligárquicos y mediáticos, que presionaban y presionan, para que ese modelo de país, siga siendo el mismo que 30 años atrás, se desarmó el ALCA gracias a Kirchner, se formó el UNASUR, se limpió el nombre de las Madres de la Plaza de Mayo, ya no eran tomadas como locas, sino como dignas luchadoras, las Abuelas llegaron a ser propuestas para el Nobel de la Paz, los militares pasaron a ser comandados por una mujer, que había luchado hace treinta años, y que fue exiliada, y proscripta,  fueron volviendo despacio todos , o casi todos los que se habían autoexiliado, con sus hijos crecidos, que no recordaban el país que había dejado de pequeños, de bebés algunos.

Desde el 2003 en adelante, la alegría de un tipo que luchaba por todos, no sólo por los peronistas, por todos, que sembró la semilla de le ley de Medios, que le dio a su mujer el pie, sin ningún espacio para el machismo, con una humildad y un orgullo de que sea su compañera de vida y militancia la que esté al frente de un PROYECTO de país, que soñaron juntos.

No sé, hoy pienso en esa mujer, que acaricia un féretro, entera, que ve pasar un pueblo, no el de los ricos, sino el pueblo de jóvenes y trabajadores, que desfilan y desfilan, frente a ese líder, que nos da fuerza para seguir luchando, por un país mas justo y solidario, y pienso qué difícil, cuánta fuerza hay en esa mujer, para soportar la pérdida de la risa, del empuje , de la humanidad de su compañero, que se cagaba en protocolos, y estupideces, que era optimista  como un buen militante, de esos que nunca  abandonan la causa de sus ideales, ni en los buenos momentos, ni en los malos, cuando las papas queman.

Quiero decirle a esa mina, a la presidenta, que la apoyamos más de lo que ella se imagina, muchos más de los que ella se imagina, y que capaz que ésta, es otra acción más de su generoso compañero, para desde donde esté protegerla, y darle el protagonismo que muchos le quisieron sacar. Ahora, sola con el pueblo, sabemos que seguirá peleando, como siempre lo hizo, a pesar de las críticas, y denuestos, de las crueldades de una oposición llena de odio y venganza, a la que no le importa ser país, ni construir, ni aportar, sólo pretende que no le toquen sus bolsillos, aunque un chico tenga que pasar hambre.

Con mi más profundo dolor, pero mi alegría de saber que no estoy sola en esta lucha.

A Kirchner, hasta la victoria, siempre. A Cristina: te vamos a hacer el aguante, no te vamos a dejar sola.

 

Anuncios

4 comentarios sobre “No hay pintura hoy, sólo historia.

    1. voy a tratar de subir las estupideces que escuché ayer, en todas partes del mundo, sobre el gobierno de Argentina, voy a tratar.
      Pero es tan infame Mariluz, lo que se dice, tan canalla…
      gracias por tu comentario!
      Te aseguro, que el pueblo, el verdadero pueblo, está de luto.
      Los especuladores, especulando.
      Y los políticos corruptos, ocupando tiempo en decir estupideces en la tevé.
      Gracias una vez más!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s