Die Schrecken der Liebe / Los horrores del amor

Era 1990. Enero de 1990. Era noche y llovía. Había llegado de Alemania con un afiche de una muestra que decía: DIE SCHRECKEN DER KRIEGE. Aún lo tengo dando vuelta en alguna carpeta. Fui a visitar a Dina S. Y comenzamos a chablar sobre los horrores del amor. Y puse una hoja en el tablero, busqué mis pinturas y empecé a pintar Die Schrecken der Liebe. Y llegó él. También venía de Alemania. Y me preguntó por qué. Por qué estaba pintando eso. Con veinticinco años pintaba eso. Hablamos. Me llevó a mi casa en un auto negro. Le conté. Me pidió vernos. Nos encontramos en un bar en Santa Fe y Coronel Díaz. Tomamos una Cunnignton con cerveza. ¿Un Radler?  Me habló de la Erotische Ausstrahlung. Le pregunté por qué. No sé, dijo. La tenés. Y para qué me sirve, le pregunté. Para haberla visto una vez, dijo. Nos despedimos. Él volvió a Alemania. Yo seguí pintando. Al tiempo murió. Me encantaría volver a verlo.   Ellas me llamaron traidora, perversa, triste mujer, degenerada. Pero ellos me dijeron luminosa, madraza, estoica, diosa pagana. No le creo a nadie. Sigo caminando bajo las estrellas y el universo marcha conmigo. El tiempo dirá al final a quién de todos debería haberle creído. (Dedicado al alemán, del auto negro)

Anuncios

9 comentarios sobre “Die Schrecken der Liebe / Los horrores del amor

  1. El tiempo nunca dice nada, amiga mía. Ha aprendido a guardar silencio.
    Ella y El habrán sido borrados y quedarás tú para decir a boca llena: ¡que me quiten lo bailao!

    Me gusta más el primero de la serie, aunque el cuarto tiene un círculo de luz que me atrae más… no sé… ¿tú qué dices?

    dos abrazos y un beso 🙂

    Me gusta

    1. Ella y él, son varios los ella y él….pero este año se han venido con todo!
      Y eso, nadie me quitará lo bailao. Ni las ellas ni los ellos.
      Yo como el ying y el yang. Ni los unos , ni los otros. Será mi espíritu budista? ja
      A mí , menos el primero, me gustan todos los otros…el primero es demasiado negro para los horrores del amor, le falta esa pizca de color que tiene el amor en sí mismo.
      Lo que sé y me da risa comprobarlo…es que esta serie me ha quedado completa…es como si asustara… en 20 años no vendí ni uno solo de ellos. jaja…lepra, angustia, horror de amor…todo es lo mismo, cuidado a ver si no me contagio!
      Un beso Mariluz… este finde prometo pasar por tu punto de locura!

      Me gusta

    2. Mariluz, es la tercera vez que intento dejarte un comentario sobre la historia del Yodo en tu puntodelocura.blogspot, y en lo del galeno corta senos…pero me deja el wordpress… no sé que pasa!!!! ya lo averiguaré! beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s